Trump dice que “abrirá” EEUU en dos semanas mientras sus militares cierran por tres meses.

Por: José David País Santamaría.

La corte del bufón que gobierna EEUU ha trasladado sus campañas políticas y sus gustados “rallys” a las apariciones que con motivo de la pandemia de COVID-19 realiza cada día desde la Casa Blanca.

Pretendiendo presentar la imagen de un Gobierno funcional y coherente, Trump comparece por casi una hora diariamente junto a una “Fuerza de Tarea” creada por él para combatir el coronavirus. El espacio se ha convertido en un enfermizo show, donde el magnate divaga de espaldas a la ciencia, mientras sus asesores se llevan las manos a la cabeza al escuchar ideas como “abrir” EEUU en dos semanas, justo cuando ese país se dirige inequívocamente a ocupar el epicentro mundial de la pandemia.

Han llovido las críticas de todos los bandos contra la inacción y la dejadez de un Gobierno que en todo momento ha ponderado las ganancias de las empresas por sobre las vidas del pueblo, y eso necesariamente tendrá un costo político. Trump lo sabe y trata de poner parches todos los días a través de los medios, pero al igual que los ataúdes que regresaron un día de Vietnam o Iraq, las estadísticas del COVID-19 son contundentes e imposibles de ignorar. Su peso político es descomunal.

La realidad es que, según vemos en los medios estadounidenses, el único que piensa hoy en EEUU que todo esta bien y que será posible “abrir”, es el propio bufón y dos o tres de sus asesores. Veamos:

-Los militares han suspendido los viajes, despliegues y ejercicios para toda la fuerza (durante los próximos tres meses), fuente: Military Times, hace 12 horas.

-Un Infante de Marina es el primer caso de COVID-19 dentro del edificio del Pentágono, fuente: Military Times, hace 13 horas.

-Los casos de COVID-19 en las FFAA aumentaron en un 60 por ciento la última semana, fuente: Military Times, hace 20 horas.

-El Ejército eleva su condición de defensa contra epidemias en todas sus bases, fuente: Army Times, hace 10 horas.

En teoría, las FFAA de cualquier país llevan la delantera en la respuesta a emergencias y priorizan su protección y la de la población, entonces, si los militares yanquis se están preparando para una tormenta, ¿Como es posible que su comandante supremo, o sea Trump, diga que todo volverá a la normalidad en dos semanas? ¿Qué es lo que está roto en la maquinaria gubernamental de EEUU, para producir tamaña contradicción?

Tengo una teoría: la mente del magnate que gobierna es el problema. Su síndrome de avestruz y su ineptitud verificada para lidiar con problemas políticos sin ningún asomo de ética o esquema moral, un hombre con una calculadora donde debiera existir un cerebro.

Así que podemos predecir: EEUU no abrirá en “dos semanas”; si lo hace sufrirá más de un millón de muertes y se verá obligado a cerrar de nuevo en pocos días, para ese momento todos los sistemas de salud y la economía estarán colapsados; la ecuación desemboca en el caos y en un “sálvese quien pueda” donde las millones de armas en las calles, por “derecho”, harán su papel (algunas recién compradas a causa de la pandemia); Trump no será Presidente en Noviembre, no solo porque no sea lo suficientemente popular, sino que, puede que ya no exista un país que gobernar, EEUU debiera acabar de entender que la crisis que enfrenta es existencial, no deberían permitir que un idiota los conduzca a la destrucción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: