Nuestra América y el “escuadrón de acorazados”

fleet9.jpg

Por: José David País Santamaría.

“No hay proa que taje una nube de ideas, Una idea enérgica, flameada a tiempo ante el mundo, para, como bandera mística del juicio final, a un escuadrón de acorazados”.

José Martí

Siempre he creído firmemente en el viejo axioma de que una imagen vale más que mil palabras. Dependiendo de la gravedad o relevancia de los acontecimientos que esta describa, puede que incluso podamos elevar el número de palabras en su equivalencia. La que les proponemos analizar hoy, tiene un millonario valor.

Gracias al querido profesor e historiador cubano Ernesto Limia, cuyas cuentas en Facebook y Twitter seguimos activamente desde Red26, conocimos que el pasado 5 de mayo, el senador republicano por el estado de Florida, Marco Rubio, anduvo nuevamente tocando tambores de guerra desde una base naval yanqui.

Pudimos confirmar personalmente a través de la cuenta de Instagram del propio Rubio que este visitó el 5 de mayo la Estación Naval de Mayport, en el estado de Florida. Mayport es la sede del componente naval del Comando Sur de EEUU, la llamada cuarta flota, cuya área de responsabilidad son los mares al sur del Río Bravo. La presencia del senador allí no es casualidad.

rubio.jpg
Marco Rubio frente a un crucero de guerra de la Marina yanqui.

La visita ocurre en el contexto del anuncio hecho por el Vicepresidente de EEUU, Mike Pence, de que la Marina de guerra yanqui desplegará un buque hospital, para “atender a refugiados de la crisis venezolana”. El USNS “Comfort”, un enorme hospital flotante, cuyas visitas a nuestra región han sido frecuentes en los últimos años, será el encargado de montar un nuevo show humanitario, esta vez con una caraterística muy peligrosa: la puesta en escena la ejecutan las Fuerzas Armadas de EEUU.

US_Navy_110511-F-NJ219-131_USNS_Comfort_(T-AH_20)_receives_JP-5_jet_fuel_from_a_Peruvian_barge_before_departing_to_Ecuador_in_support_of_Continuing.jpg
Buque hospital «Comfort»

Pero la foto que nos compartió el profe Limia no fue en el Comfort. Por el contrario. En la imagen que Marco Rubio orgullosamente publicó, aparece rodeado de marinos yanquis –de esos que me recuerdan a los que en una triste noche neocolonial profanaron la estatua del Maestro- y posando frente a uno de los buques más letales del planeta: un crucero coheteril estadounidense.

El mensaje que acompaña a la foto es inequívoco: “Hoy visitamos a la tripulación de unos de nuestros cruceros de misiles guiados (y su sistema de lanzamiento vertical con 122 misiles “Tomahawk”). Deseándoles suerte en la importante misión que preparan en defensa de nuestra libertad y nuestra seguridad nacional”. Al momento de revisar, constatamos con tristeza que a casi 36 mil personas le había gustado el post de Rubio.

¿Es difícil imaginar de que misión se trata? ¿Hay que ser adivinos para saber? Basta con observar las fichas en el tablero y todas las respuestas vienen a la mente.

Pero si deseamos más argumentos podemos hallarlos en las palabras de otro personaje floridano de la estirpe de Marco Rubio. El también senador republicano Rick Scott, exgobernador de ese estado, y quien no se ha escondido para reclamar una intervención militar directa en Venezuela, acaba de declarar que EEUU debería considerar un bloqueo naval entre Cuba y Venezuela para impedir que ambos “regímenes” se asistan mutuamente, especialmente para impedir el “flujo de petróleo”.

Scott no está soñando. El propio Trump ya amenazó con algo similar en fechas recientes. El curso de los acontecimientos parece estar en esa dirección. Veamos el tema en prospectiva.

Pido observar los acontecimientos de forma integral. EEUU no busca destruir solo al chavismo en Venezuela. En su apuesta de restauración neoliberal, la eliminación de la Revolución cubana es igual de relevante para el imperio. Como no han podido impedir por otras vías la ayuda mutua que sostiene a nuestras bloqueadas economías, usarán la fuerza y, por primera vez desde 1962, la historia volverá a ver un bloqueo naval en el Caribe.

Los 122 cohetes crucero a bordo del crucero de misiles no están allí como adornos. Rubio los menciona con toda intención. Son la capacidad de destrucción que dotará al mando militar yanqui con una ágil respuesta, en caso de que la corte del bufón de la Casa Blanca apruebe el uso de la fuerza directa contra alguno de nuestros países.

ticonderoga-cruiser-009.jpg
Así lanzan sus cohetes los cruceros yanquis.

El buque hospital será la puesta en escena; la tramoya de un montaje donde puede convertirse hasta en un Maine si así lo deciden los amos del Norte. Lo gastado del pretexto no impedirá que lo usen de nuevo. Deberíamos advertir a sus tripulantes, médicos, enfermeras y pilotos.

El panorama futuro no es alentador. Cuando el “escuadrón de acorazados” zarpe de Mayport en algún momento cercano, la maquinaria de guerra del imperialismo estará moviendo fichas contra la paz de Nuestra América. Hay que ser capaces de ver esto, o estaremos todos perdidos.

El tiempo es corto y el plan parece estar totalmente montado. Podemos esperar la tormenta con los brazos en cruz o, como enseñara Martí, flamear estas ideas con energía frente al mundo; llenar de argumentos la justicia de nuestra causa; usar la ofensiva como defensa; levantar la guardia y mostrar la fuerza de nuestra resistencia unida.

No hay otro camino. No hay otra vía. Después será demasiado tarde. Hay que parar ahora, mientras se cierne sobre nosotros como la sombra de una tormenta eterna y con la contundencia de la bandera mística del juicio final, al escuadrón de acorazados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: