El modelo libio: que pasaría en Venezuela si EEUU tuviera éxito en sus planes.

190218-donald-trump-venezuela-se-655p_54d4337372e1613a44b56b464e86e7a9.nbcnews-fp-1200-630

Por: José David País Santamaría.

Han pasado ocho años desde que Barack Obama declaró el éxito de la estrategia de su Gobierno para llevar la democracia al pueblo libio y sacar del poder a un “sangriento dictador”.

Libia, el país que en ese entonces ostentaba el índice más alto de desarrollo humano en toda África, sucumbió a los enfrentamientos violentos de las fuerzas armadas y grupos insurgentes apoyados y financiados por Occidente, bajo una clásica operación de Guerra no Convencional.

Hoy la realidad es explícita en lecciones de incalculable valor. El pasado 7 de abril, el Gobierno de Donald Trump, quien también quiere librar a Venezuela de otra “sangrienta tiranía”, ordenó la retirada de su contingente militar en Libia, cuya turbia presencia, según las propias declaraciones del Pentágono, es demasiado peligrosa, debido al “aumento de los disturbios” y el deterioro de las “condiciones de seguridad sobre el terreno”, precisó un comunicado del Comando de África (AFRICOM) de las fuerzas armadas de EEUU.

Lo que sí debe saber el AFRICOM, es cuál es la causa de la inestabilidad en Libia y de donde vienen los males que los obligan a salir de donde nunca debieron estar. Fue precisamente ese mando militar el responsable de la ejecución de la operación “Odisea del Amanecer”, mediante la cual la OTAN bombardeó Libia indiscriminadamente, bajo la complicidad de la comunidad internacional, que avaló la creación de un zona de exclusión aérea.

Bajo ese manto, los “rebeldes” contaron con un apoyo aéreo decisivo para avanzar contra las fuerzas leales al entonces presidente Muammar al Gaddafi, y en pocos meses, este fue asesinado por grupos armados y Libia se convirtió en lo que es hoy: un lugar donde ni siquiera las fuerzas militares más poderosas del mundo pueden permanecer, por “peligroso”.

Así las cosas por el norte de África, y cabe preguntarse si las lecciones del llamado “modelo libio” tienen algún significado para Nuestra América, a la luz de los recientes acontecimientos en Venezuela.

Parecería que nada tiene que ver una cosa con otra, y una mirada superficial jamás notaría las analogías. Pero adaptados ya a reconocer el modus operandi del imperialismo, es imposible no percatarse de la cercana relación entre ambos escenarios.

Bajo pretextos similares, e incluso, con los mismos procedimientos preparatorios, EEUU ha intentado convencer a la comunidad internacional que el Gobierno de Nicolás Maduro es ilegítimo y que “tiene que irse”, como mismo pasó con Gaddafi, luego de una explícita profecía de la entonces Secretaria de Estado, Hillary Clinton.

La campaña de desgaste contra Venezuela, acumula ya suficientes elementos para definirla como una de las más abrumadoras y agresivas operaciones de Guerra no Convencional de que se tenga registro, solo comparable con las que ha tenido que enfrentar Cuba, desde Girón, la Operación “Mangosta”, el bandidismo contrarrevolucionario, los atentados y sabotajes, hasta nuestros días, con un bloqueo recrudecido.

Cuba y Venezuela son culpables del mismo pecado. No seguir el guión de las trasnacionales. Defender la sobreranía de sus territorios y recursos. Expulsar a los tecnócratas y propetarios yanquis, que durante décadas se apoderaron de lo que pertenece al pueblo. Defender gobiernos de la mayoría y no a títeres de las clases ricas, en fin, elegir el rumbo socialista, con condiciones propias, en un mundo dominado por el capitalismo.

Y es por estas razones que alertamos de los grandes peligros de “modelo libio”, reconociendo que es precisamente eso lo que pretenden hacer a Venezuela, donde solo la resistencia y unidad de su pueblo y Gobierno han impedido que aflore la violencia contrarrevolucionaria y el país se ahogue en el mismo caos, o quizas peor, que ha vivido durante los últimos ocho años el norte de África y parte del Medio Oriente, a causa de las incontrolables consecuencias de la Guerra no Convencional de EEUU.

La paz en Venezuela es la garantía de la estabilidad de todo un continente, y vale hacer todos los esfuerzos para que la bufonezca corte de Donald Trump no alcance sus objetivos, para los cuales cuenta con el apoyo de las oligarquías regionales y de varios gobiernos serviles, que agregan volatilidad a la situación.

Esta que Raúl Castro definió como una “pradera en tiempos de sequía”, es la región del planeta donde aun existe esperanza para una convivencia pacífica a pesar de las grandes diferencias y donde un error podría tener catastróficas consecuencias, a las que no escapará el obtuso instigador, pues si en Europa es hoy incontrolable la ola de migrantes que desató la guerra en Libia: ¿A dónde creen ustedes que se desplazarán los millones de refugiados que una confrontación en Nuestra América traería?

No estaría lejos el día en el que el Comando Sur declare entonces que se trata de una región demasiado “peligrosa” como para que los estadounideses permanezcan aquí y la historia se repetiría, esta vez demasiado cerca de sus propias fronteras, algo en extremo sensible para el imperio.

Estemos al tanto entonces de que el llamado modelo libio es la ejecución de la Guerra no Convencional para derrocar gobiernos molestos, acusándolos de tiranos o asesinos.

Obama también prometió ayuda humanitaria a Libia, y luego de esa promesa vinieron los cohetes y bombas de la OTAN. Es la misma historia, no seamos inocentes. Trump saca a sus militares de un país que ellos mismos llevaron a la ruina y pretende hacer lo mismo con Venezuela. Las evidencias están allí, el que tenga ojos que vea, el mundo necesita de ojos abiertos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: