Receta para lidiar con la gusanera en el ciberespacio.

thdf

Por: Red26Cuba.

Crecientes son las ocasiones en que observamos la existencia de usuarios del ciberespacio que han puesto su identidad digital al servicio de la Guerra de Información contra Cuba.

Hay varias categorías. Están los “disidentes” más “veteranos”, antiguos integrantes de las nóminas del Departamento de Estado y las agencias y ONGs yanquis. Estos se dan más “nivel”. Les gusta pasar por intelectuales.

También hay noveles buscadores de fama, que estrenan causas recicladas y pregonan libertad y derechos humanos, con ridículos alaridos de histeria alimentada con pacotilla. Estos aspiran a llegar a la categoría de los primeros, a ver si les suben el sueldo.

Y una tercera calaña la ocupan los anélidos más fétidos, que se mueven en grupos, lanzando ofensas en Twitter o Facebook contra todo lo que huela a Revolución y supurando su frustración e ira, en cada letra que textean en las redes, muchas de las cuales componen obscenidades con frecuencia. A estos no tengo muchas formas de definirlos, porque es tanta la falta de ética, respeto y educación, que cada vez que me topo con ellos confirmo de que lado están la justicia y la razón.

Sea cual sea la clase, todos estos enemigos de Cuba, estén dentro o fuera de la Isla, comparten un principio: componer el coro de la contrarrevolución que, desentonado y ronco, pretende cada día opacar sin éxito la sinfonía de la Revolución.

Se dedican a crear y alimentar campañas; a inventar mentiras y a sumarse a cuanto grupo proclame su enemistad a Cuba. Son los creadores de pretextos para que sus amos agredan al país en que nacieron y recrudezcan su política fallida; y repiten a su manera todo lo que les mandan a decir desde el Norte.

La Red revolucionaria debe tener sus propias formas de lidiar con todas estas alimañas. Siempre lo hemos hecho.

Red26 piensa que hoy más que nunca debemos saber cómo actuar en el ciberespacio ante la acción de estos grupúsculos, debido a la presencia creciente de los cubanos en Internet y el crecimiento exponencial del ciberespacio nacional.

He aquí algunas ideas:

Gustan de atacar a la vanguardia, a los líderes, dirigentes, personalidades prestigiosas o figuras del arte y otras esferas, comprometidas con la Revolución. Debemos defender a estas personas de esos ataques. Con el peso de la verdad de la limpieza de su conducta y prestigio social.

Aprovechan nuestras carencias para hacer campañas. Se sirven de nuestros errores para argumentar sus absurdos reclamos. Practican el oportunismo político y publican realidades segmentadas, para tratar de confundir y sumar aliados. La verdad de la Revolución es el remedio ante esto. Hay que llevarla a Internet, para que opaque toda la mentira que por años han colocado allí. Y ser nosotros los primeros críticos de nuestras deficiencias, desde la reflexión y la combatividad revolucionaria.

No debemos permitirnos caer en sus escaramuzas. Si se tratara de dignos adversarios seria honorable debatir y sentarse a plantear diferencias, pero no es el caso. Por lo tanto tratar de razonar o responder a argumentos irrespetuosos no sirve de nada. No caer en la tentación de responder con ira a un mensaje soez u obsceno. No permitamos que estas alimañas nos saquen de nuestros cabales.

No seamos parte de su presencia digital. Pretendamos que son invisibles y lo serán. No les regalemos seguidores, ni audiencias a quienes no los tienen. Un gusano con tres seguidores no merece que le conteste un joven revolucionario con tres mil. Este último tiene cosas mejores que hacer. Solo pensemos que mientras ladran los perros es signo de que cabalgamos en la dirección correcta.

Cerremos y ampliemos nuestra red. Los revolucionarios debemos ser seguidores unos de otros. La clave esta en “compartir” (share) y “retuitear”.

La otra clave está en crear. Como ya hemos dicho, en esta batalla las municiones son los contenidos. Si cada buen hijo de Cuba genera contenidos en defensa de la Revolución, y luego los compartimos, no habrá espacio para las intrigas de la gusanera. “Crear es la palabra de pase de esta generación”.

Hay tantas cosas que se pueden hacer y muchas las estamos haciendo bien. No podemos quedarnos quietos. La internet no duerme, así que tendremos que tomar turnos, jaja. La justicia de nuestro lado define qué bando obtendrá siempre la victoria. Pero para ello hay que combatir todos los días. Les propongo, para seguir, compartir este artículo. No olviden nunca que somos una red, todos juntos, somos más fuertes. Todos juntos, #SomosCuba.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: