Guerras que comenzaron en Internet. Capítulo 5: Venezuela.

1496545703904

Por: José David País Santamaría

La Patria de Bolívar; el “bravo pueblo” que canta el verso de su himno glorioso, lo han resistido todo. Atascado nuevamente en las encrucijadas de sus estrategias de desestabilización, al imperialismo le van quedando pocas cartas, y su desespero es pasto fresco para la violencia y el conflicto. Tambores de guerra suenan cada día en las fronteras de Venezuela, en un cerco gradual que se ha ido cerrando bajo una ofensiva restauradora del neoliberalismo y la servidumbre al amo del Norte.

Venezuela ha sido un laboratorio de la Guerra no Convencional. Un escenario generador de doctrina. Una experiencia invaluable e inacabada. Y una batalla futura en las vidas de todos los que estamos dispuestos a sacrificarnos por la independencia de Nuestra América.

Pero: ¿Cómo llegamos aquí? ¿Qué hemos aprendido? Veamos.

Desde el ascenso a la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela de Hugo Chávez Frías en febrero de 1999, la nación ha sido objeto de una sistemática y agresiva estrategia de desestabilización que, orquestada y apoyada por sucesivos gobiernos de EEUU, ha sido ejecutada por la oposición interna y sus aliados regionales, con el objetivo de derrocar, primero, al propio gobierno del Comandante Hugo Chávez, y luego de su desaparición física el 5 de marzo de 2013, al encabezado por el compañero Nicolás Maduro Moros.

El comportamiento político de la oposición venezolana; de sectores de la oligarquía regional y del gobierno de EEUU, ha permitido identificar en distintas etapas durante estos 20 años, la aplicación de procedimientos propios de la Guerra no Convencional, como opción de agresión para el logro de sus objetivos en Venezuela.

Como en el caso de Ucrania, no contamos con el reconocimiento del gobierno de EEUU de haber ejecutado o desarrollar una campaña de Guerra no Convencional contra Venezuela, pero tal hecho no ha pasado desapercibido para analistas e instituciones(1), que han alertado en diversos foros y a través de las redes, los rasgos no convencionales de la situación acaecida en la nación bolivariana.

La difícil coyuntura política que para Venezuela significó la muerte del presidente Hugo Chávez, dio paso a un escenario que, en teoría, pudo conducir al gobierno de EEUU a tomar la decisión de llevar a cabo una campaña de Guerra no Convencional contra la nación bolivariana, y por ello a partir de ese momento se observó un recrudecimiento de las agresiones contra Caracas.

El 12 de febrero de 2014, el liderazgo de la oposición venezolana cumplía uno de los requisitos esenciales dentro de la ejecución de la Guerra no Convencional. A pesar de sus pugnas internas y sus señales de desarticulación, mantuvieron la capacidad de movilización, y su alineación con los intereses y objetivos estratégicos de EEUU.

El liderazgo opositor visible en la situación creada en febrero de 2014, contó entre sus representantes con figuras como Leopoldo López, quien protagonizó los principales llamamientos a la realización de acciones de calle y manifestaciones, en el contexto de un plan que el propio López denominó “La Salida” y cuyo carácter violento pudo constatarse de inmediato, generando focos de inestabilidad en varias ciudades del país, especialmente en la capital, que incluyeron la muerte de varios ciudadanos, heridos y daños materiales(2).

El desbordamiento social ocurrido a partir del 12 de febrero, tuvo su epicentro en el ataque a las instalaciones del Ministerio Público, ocurrido el propio día y presentado en los medios alineados con la derecha e internacionales, como una marcha “no violenta” de jóvenes y estudiantes venezolanos, que respondieron a la convocatoria realizada por los líderes de la oposición.

Nuevamente, como se ha señalado en referencia a las experiencias previas, se utilizaba a los medios para subrayar el carácter supuestamente pacífico de los manifestantes, mientras entre las filas de estos se generaron las agresiones y los atentados contra la propiedad estatal, privada y contra las autoridades(3). El hecho más significativo de la jornada del 12 de febrero, fue la muerte de tres personas, que tuvieron como común denominador haber recibido disparos de bala en la cabeza, un proceder que se repetiría en las jornadas sucesivas y que ya Venezuela había experimentado durante los sucesos de Puente Llaguno(4), durante el golpe de estado de 2002.

Es apreciable que, como también se observó en Ucrania, los instigadores de la crisis y sus aliados dentro del país, ejecutaran el asesinato selectivo de personas, a fin de empeorar con hechos de sangre, la compleja situación social y política que se agravaba en Venezuela.

En los meses subsiguientes, Venezuela sería testigo de una ola de protestas y disturbios, caracterizados por sus altos niveles de violencia, que costarían la vida a más de 40 personas y acarrearían más de 800 heridos. Las tácticas fundamentales de los protagonistas de tales sucesos, se caracterizaron por la quema de instituciones públicas, incluidas universidades, edificios y estaciones de transporte; la agresión contra el transporte público, en especial los ómnibus y sus tripulaciones; el cierre de calles y avenidas, así como plazas y parques, con la colocación de barricadas y obstáculos, que incluían el fuego y elementos destinados a ocasionar víctimas, tales como alambres(5) y elementos punzantes(6).

Estos sucesos, que los venezolanos denominan popularmente “guarimbas”, tuvieron sus principales escenarios en barrios de sectores acomodados, tales como la localidad de Altamira en Caracas y entre sus principales protagonistas se hallaron estudiantes de escuelas privadas y componentes de grupos de oposición, vinculados a la llamada Mesa de la Unidad Democrática, que agrupa a varias facciones de la derecha en Venezuela. Las revueltas también hallaron escenario en “bastiones” de la oposición venezolana, tales como el municipio San Cristóbal, estado Táchira, fronterizo con Colombia, entre otras localidades.

Según las propias declaraciones del presidente Nicolás Maduro, la intención de la oposición, era trancar todas las ciudades principales del país, un poco copiando, de manera muy mala lo que sucedió en Kiev, donde fueron trancando las avenidas principales de la ciudad, hasta que hicieron ingobernable Kiev, Ucrania y derrocaron al gobierno democrático(7).

Al rastrear el vínculo de EEUU con los acontecimientos en Venezuela, se reiteran actores que ya se han visto en escenarios anteriores. Los lazos de líderes opositores como Leopoldo López y María Corina Machado(8), instigadores principales de las protestas violentas, con instituciones estadounidenses como la National Endowment for Democracy (NED, por sus siglas en inglés) y la USAID, se citan entre las principales evidencias(9).

Estudios revelaron que la NED y la USAID canalizaron un financiamiento millonario para el partido político Voluntad Popular, de Leopoldo López, y para la ONG Súmate, de María Corina Machado(10).

Estas agencias filtraron, de conjunto, más de 14 millones de dólares a grupos opositores en Venezuela entre 2013 y 2014, incluyendo financiamiento para sus campañas electorales en 2013 y para las protestas antigubernamentales en 2014(11).

La NED ha sido protagonista de planes desestabilizadores en Venezuela, tanto contra el Comandante Hugo Chávez como contra el presidente Maduro. En su balance de 2013, aseguró la NED que había canalizado más de 2,3 millones de dólares a grupos y proyectos contra la Revolución Bolivariana. De esta cifra, un millón 787 mil dólares fueron directamente para grupos opositores en Venezuela, mientras otros 590 mil dólares llegaron a grupos regionales que trabajan y financian a la oposición venezolana desde el exterior. Más de 300 mil dólares, aseguran, han ido a esfuerzos para desarrollar “una nueva generación de líderes jóvenes”(12).

En cuanto a la USAID, después del golpe de estado fallido contra Hugo Chávez en abril de 2002, estableció en Caracas una subsede de su Oficina para Iniciativas de Transición (OIT), cuyos objetivos declarados eran “fortalecer las instituciones democráticas y promover un espacio para el diálogo democrático y la participación ciudadana en el proceso democrático”(13).

Pero Venezuela es además un escenario especialmente relevante en cuanto al tema fundamental de esta serie de artículos: el empleo de las nuevas tecnologías con fines subversivos.

Debe señalarse que la nación bolivariana cuenta con una población muy activa en las redes sociales, e Internet en sentido general, lo que ha convertido a este ámbito, en un escenario permanente de combate para chavistas y opositores, y en herramienta imprescindible de cualquier intento de desestabilización interna.

De forma específica, las experiencias principales que podemos citar en cuanto a la utilización de estos recursos en el marco de una campaña de Guerra no Convencional a partir del contexto venezolano, ha sido la utilización de las redes sociales para trasmitir información de todo tipo sobre los acontecimientos, incluido el empleo de imágenes falsas; atribución de las muertes y la violencia a las fuerzas de seguridad; instrucciones para la elaboración de artefactos explosivos, máscaras anti-gas, indumentos de sabotaje, etc.; lanzamiento de convocatorias; reportes de sucesos desde distintas regiones; campañas bajo etiquetas específicas en la red social Twitter, tales como #SOSVenezuela o #ResistenciaVZLA, tendentes a alcanzar a la mayor cantidad de usuarios posible, incluidas personalidades y periodistas de medios relevantes, a fin de construir una percepción de crisis en las audiencias internacionales, entre otros elementos.

Un ejemplo específico en el marco de las protestas, en abril del 2014, fue un video difundido, indicando el envío de mensajes de Twitter en inglés, a tres periodistas de medios estadounidenses con elevados niveles de influencia(14). Entre los mensajes que se sugerían transmitir se encontraba el siguiente: “Venezuelans students massacred on the streets. Be our voice(15) #SOSVenezuela” .

A partir del 12 de febrero —fecha de comienzo de las manifestaciones violentas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro— se puso de manifiesto una peculiar secuencia en el uso de las redes sociales por parte de la oposición, en función de divulgar las informaciones relacionadas con las protestas(16).

En tal sentido, la oposición utilizó inicialmente la aplicación Zello(17) para “alertar” sobre la presencia de los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana en los puntos neurálgicos de las manifestaciones; con posterioridad utilizaban Twitter para coordinar las acciones; y luego Facebook para publicar mapas, croquis o diagramas del lugar de las protestas, y finalmente YouTube, Dropbox y Ustream para divulgar las imágenes que más les convenían de las manifestaciones(18), incluyendo falsas, modificadas o descontextualizadas.

Pudo constatarse, al igual que en otros escenarios, que los grupos opositores tienen en cuenta a la hora de utilizar las redes sociales con fines subversivos, cuáles de ellas son las de mayor notoriedad y empleo en el país, e incluso, cuál sería la más conveniente en uno u otro momento, dentro de un mismo escenario. Como ejemplo ilustrativo puede citarse la expresión de un activista egipcio en el contexto de la Primavera Árabe: “Usamos Facebook para programar las protestas, Twitter para coordinar y YouTube para decirle al mundo”(19).

Pudo constatarse además, la creación de aplicaciones o herramientas informáticas destinadas específicamente a ser empleadas en el marco de la crisis en Venezuela. Un ejemplo particular fue la creación de una herramienta web que recopilaba información presentada en la red social Twitter, con el objetivo de transmitir “información fiable y en tiempo real sobre la crisis en Venezuela”.

El sitio web, denominado Venezuela Decoded(20), fue desarrollado por profesionales adscritos a la Universidad Standford de EEUU, supuestamente motivados por el “aumento en la censura y la autocensura de los medios informativos en Venezuela desde las marchas de febrero” y según se pudo constatar, agrupó la información según las fuentes, ya sean del Gobierno o de la oposición y las separaba según el idioma, en inglés y español.

Otra característica sustantiva vinculada al empleo de las tecnologías, fue la ejecución de operaciones cibernéticas, al parecer bien organizadas y articuladas, que se han enfocado en afectar los sistemas de información, dirección y control gubernamentales. Se conoce de la ejecución de al menos 127 ataques contra páginas digitales gubernamentales entre el 12 y el 18 de febrero de 2014(21), lo cual indica la articulación con el contexto de desestabilización y resalta la importancia que en tales escenarios se concede a los sistemas informáticos, en especial, aquellos que aseguran las actividades estatales y los servicios a la población, cuya ausencia puede generar descontento a los ciudadanos.

Otro elemento vinculado al ámbito de la comunicación y la información que debe resaltarse en el caso venezolano, es la agresión mediática, sistemática y abrumadora, a que se encuentran permanentemente sometidos el estado y pueblo venezolanos y que se recrudece en momentos de crisis como el vivido en 2014.

Operan en Venezuela dos mil 896 medios, de los cuales sólo 3,22% son de servicio público, 20,76% son comunitarios, y el 65,18%, unos dos mil 332, privados y casi unánimemente opositores. Los medios comunitarios son de poco alcance y efímeros. En cuanto a los canales de difusión, la derecha opositora detenta una brutal hegemonía(22).

Ante tal realidad, unida al concierto mediático internacional, cuyos grandes medios se suman a la agresión informativa contra Venezuela, los instigadores de la inestabilidad en el país y la oposición, han contado con la capacidad de difundir información útil para la subversión de la población, abordando casi todos los ámbitos de la vida nacional.

En el contexto iniciado en febrero de 2014, medios pertenecientes a los monopolios periodísticos latinoamericanos, todos contra la democracia socialista venezolana, decidieron publicar una página diaria en 82 periódicos para informar acerca de la situación en Venezuela; y no solamente eso, sino que, además, una serie de artistas internacionales –varios de ellos estadounidenses– comenzaron a mostrar su preocupación por Venezuela, sin ni siquiera tener la mínima idea de dónde queda ese país ni qué estaba sucediendo verdaderamente(23).

Esa realidad, considerada por expertos como una intensa y continuada campaña de guerra psicológica y de propaganda emprendidas por la facción derechista con apoyo de EEUU y la oligarquía nacional, se corresponde plenamente con las líneas de acción que caracterizan a la Guerra no Convencional, cuyos postulados expresan que las actividades de información que incrementan la insatisfacción con el régimen…y que presentan a la resistencia como una alternativa viable, son componentes importantes…estas actividades pueden incrementar el apoyo a la resistencia mediante mensajes persuasivos que generan sentimientos de simpatía entre la población(24).

Entre las tácticas difundidas a través de las redes y constatadas en la práctica, se reiteran métodos que ya se habían observado en Ucrania y en la propia Venezuela en etapas anteriores, aunque ahora con niveles superiores de violencia y alcance. Existieron esfuerzos por organizar estructuras que se podrían denominar guerrillas urbanas, destinadas a ocupar barrios y localidades y sostener acciones de desgaste contra las fuerzas del orden, mientras se pretendía obstaculizar el libre tránsito de las personas y los servicios públicos.

Ejemplo de lo anterior, es el proyecto que se denominó Frente de Resistencia Vecinal “Marabunta”, cuyo mensaje en video(25) circuló a través de las redes sociales, probablemente generado con la intención de servir como guía para la organización de una incipiente insurgencia contra el Estado, apuntando a escalar a fases superiores de la Guerra no Convencional.

En el video se describían una serie de procedimientos, destinados a la conformación de grupos de ocho personas como mínimo, que debían conformar comandos para la creación de barricadas; el empleo de las comunicaciones; la autodefensa; el bloqueo del transporte y la economía; los suministros y los auxilios. Hasta cierto punto, estas acciones llegaron a desarrollarse en las calles de Venezuela, aunque sin alcanzar el grado de generalización deseado por los instigadores.

El empleo del sabotaje, el contrabando y la delincuencia, en especial los asesinatos, para promover la inestabilidad interna y degradar las capacidades de las autoridades deben citarse también como elementos distintivos del caso venezolano, haciendo énfasis en la importancia que los planificadores han brindado a los ataques contra el sistema eléctrico nacional y la infraestructura comunicacional que asegura los procesos electorales, totalmente automatizados en la nación bolivariana.

El 6 de junio de 2007, el Comandante Hugo Chávez explicó a la prensa acreditada en Venezuela una serie de elementos sobre la situación interna en el país, que los medios recogen y él mismo denominó la “estrategia de Mecha Lenta”(26).

El líder bolivariano hizo entonces referencia a las “revoluciones de colores” en Europa y puntualizó que la estrategia de EEUU y la derecha venezolana era derrocar al gobierno bolivariano, mediante el logro de una explosión social, alimentada por una “mecha” de disturbios sucesivos. Esa explosión, fue precisamente la meta pretendida por la oposición y sus patrocinadores en febrero de 2014, cuando pretendieron recrudecer la estrategia alertada por el líder bolivariano, aprovechando el contexto posterior a su desaparición física.

El propio Chávez había adelantado que tales métodos no funcionarían. Solo el pueblo –apuntó– es capaz de conseguir esa explosión social, condición que evitó en 2014 y evita aun que funcionen en Venezuela los procedimientos de Guerra no Convencional alertados por su líder revolucionario.

Han sido el accionar paciente e inteligente del Estado venezolano y la capacidad de resistencia y elevada conciencia política producto de la revolución bolivariana, los elementos que han impedido el colapso generalizado del país o, cuando menos, una guerra civil que inevitablemente conduciría a miles de muertes.

Venezuela sigue siendo, en el contexto de este artículo, un país sobre el que se ciernen operaciones de Guerra no Convencional y se ejecutan acciones tendentes a ese escenario, lo que continuará exigiendo una evaluación exhaustiva de todas las variables que se han mencionado y estrategias acertadas para continuar derrotando tales pretensiones.

Referencias, citas y notas:

  1. PSUV VP Alerts: Venezuela is being submitted to an unconventional war. Publicado enero 20, 2015. Extraído noviembre 26, 2015 de: www.rne.gob.ve/psuv-vp-alerts-venezuela-is-being-submitted-to-an-unconventional-war/
  2. ¿Por qué está detenido Leopoldo López? Extraído noviembre 26, 2015 de: www.telesurtv.net/news/Leopoldo-Lopez-Agente-de-la-CIA-el-golpe-guarimbas-Uribe-y-el-fascismo-20140218-0053.html
  3. Violencia en marcha de estudiantes opositores causó destrozos y caos en Caracas. Publicado febrero 12, 2014. Extraído noviembre 26, 2015 de: www.correodelorinoco.gob.ve/foto-dia/marcha-estudiantes-oposición-se-torna-violenta/
  4. Como “Sucesos de Puente Llaguno” los medios venezolanos recogen los acontecimientos del 11 de abril de 2002, en la ubicación del mismo nombre en Caracas, donde perdieron la vida 19 personas y se pretendió acusar a los manifestantes chavistas de haber disparado contra opositores. Investigaciones han demostrado que de forma selectiva y planificada, francotiradores y policías ejecutaron los asesinatos, como parte del plan golpista contra el presidente Hugo Chávez Frías.
  5. Se registraron muertes por degollamiento debido a alambres atravesados en las avenidas, destinados a herir a usuarios de motocicletas, llamados en Venezuela “motorizados”, en cuyas filas existen muchos simpatizantes del chavismo. Ver: www.telesurtv.net.news/Muere-joven-venezolano-por-guaya-colocada-por-grupos-fascistas-20140222-0059.html
  6. Durante los disturbios se emplearon, entre otros elementos, los llamados “miguelitos”, artefactos artesanales compuestos por trozos de plástico (mangueras) y clavos, destinados a ponchar las gomas de los vehículos y causar accidentes.
  7. Las protestas en Venezuela son una señal de que los Estados Unidos quieren nuestro petróleo, declara Nicolás Maduro. Publicado abril 8, 2014. Extraído noviembre 26, 2015 de: www.theguardian.com/world/2014/apr/08/las-protestas-venezuela-los-estados-unidos-petroleo
  8. Ambos cabecillas han realizado –con diferentes pretextos– reiterados viajes al exterior, incluido a EU, que han facilitado a sus patrocinadores conocer sus puntos de vista e intenciones. Ello responde al precepto de la Guerra no Convencional que exige a los planificadores “…reunirse con los nacionales que representan a las fuerzas de la resistencia. (…) en el propio territorio enemigo, en EEUU o en un tercer país”.
  9. Golinger, Eva (2014) The Dirty Hand of the National Endowment for Democracy (NED) in Venezuela. Postcard from the Revolution. Extraído noviembre 26, 2015 de: www.chavezcode.com/2014/04/the-dirty-hand-of-national-endowment.html
  10. Ignacio Martí, David (2014) Venezuela: Protagonistas no Convencionales. Sitio web Cubadefensa. Publicado mayo 9, 2014. Extraído noviembre 27, 2015 de: www.cubadefensa.cu/?q=node/2555
  11. Ibídem.
  12. Ibídem.
  13. Consultar: https://usaid.gov/political-transition-initiatives/background/venezuela y https://wikileaks.org/plusd/cables/04CARACAS2224_a.html
  14. Rachel Madow (MSNBC); Anderson Cooper (CNN) y Bill O´Reilly (Fox News).
  15. Estudiantes venezolanos masacrados en las calles. Sea nuestra voz.

16.Jaime Jiménez, Abelardo (2014) Las redes sociales: Un arma no convencional. Cubadebate. Publicado agosto 15, 2014. Extraído noviembre 26, 2015 de: http://www.cubadebate.cu/especiales/2014/08/15/las-redes-sociales-un-arma-no-convencional/#.Vle7fVZ4rUw  

  1. Permite utilizar el dispositivo móvil o teléfono celular como un “Walkie Talkie”.
  2. Ibídem.
  3. Jaime Jiménez, Abelardo (2014) Las redes sociales: Un arma no convencional. Cubadebate. Publicado agosto 15, 2014. Extraído noviembre 26, 2015 de: http://www.cubadebate.cu/especiales/2014/08/15/las-redes-sociales-un-arma-no-convencional/#.Vle7fVZ4rUw
  4. Venezueladecoded.com
  5. Más de 127 ataques cibernéticos con fines políticos en Venezuela. Publicado febrero 17, 2014. Extraído noviembre 27, 2015 de: http://www.telesurtv.net/news/Mas-de-127-ataques-ciberneticos-con-fines-politicos-en-Venezuela-20140217-0014.html
  6. Brito García, Luis (2014) Conjura mediática contra Venezuela. Sitio web Aporrea. Publicado junio 15, 2014. Extraído noviembre 26, 2015 de: http://www.aporrea.org/medios/a189879.html
  7. Malaver, Roberto (2014) Develada conjura mediática contra democracia socialista de Venezuela. Foro internacional Conjura Mediática contra Venezuela. Caracas, Venezuela: Ediciones MINCI.
  8. Circular de Entrenamiento TC 18-01 Guerra no Convencional de las Fuerzas Especiales (2010).
  9. Consultar: https://www.youtube.com/watch?v=2-uTjjk7Di8

26. Consultar: https://www.youtube.com/watch?v=uVs5aEmkxc4

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: